Letra Pleito - dos mujeres


dos mujeres Pleito Cristina Maica
Así era que yo quería encontrármela en la calle quiero hacerle una pregunta conjunticos y detalles la invitare a un cappuccino en el café que usted sabe dónde va con mi marido y se sientan por las tardes soy una mujer decente mi conducta es intachable yo no te voy a agredir soy una mujer amable solo explícame el motivo porque con mi esposo sales, el es un hombre casado con sus hijos responsables.

Dulce María León
Te acepto el café Cristina oye Cristina será un momento agradable aunque para hablar contigo no sé si será contable pero vamos caminemos que este sol está que arde yo salgo con tu marido porque él es muy adorable ambos conversamos mucho de manera formidable voy a decirte una cosa tal vez esto no te agrade pero él dice que contigo ya no tiene novedades.

Cristina Maica
Si el té a dicho esas cosas te invito a mi casa vale pa’ que conozcas mi hogar donde ha sido responsable allí miraras sus cosas ordenadas como tales sus chancletas en el sitio sus perfumes coloniales mi cama huele es a él y su almohada es muy notable si quieres anda y la hueles y veras que eres culpable, aquí la intrusa eres tú, la que ensucias por las tardes el pozo de mi cariño de mis dulces manantiales.

Dulce María León
Yo no soy ninguna intrusa, estas confusa discúlpame que me iguale pero algo te está pasando en los momentos actuales él me dice lo contrario me escribe otros decimales, esa gran famosa cama yo no creo que a ti te agrade, porque a la guachimána la encontraste en esos lares en un bochinche con el, comiendo pollo y casabe, ella se comía los muslos y tu un ala miserable.

Cristina Maica
Escucha Dulce María, Dulce María León se me alboroto la sangre con lo mío, mío, mío, no se meta muy confiable soy capaz por mi marido matar la fiera más grande no le estés buscando al gato lo que quieras encontrarle, soy la Tigra mariposa y tu una leona cobarde así como yo corrí la vecina detestable, te voy a correr de aquí mijita con este cable.

Dulce María León
Ninguna Leona Cobarde cuando del amor se trata soy una fiera indomable que defiende bien su presa de manera inigualable ah mi no arrastra el cuero ningún animal salvaje cuando quieras yo te invito a buscar testimoniales donde nos han visto juntos de una manera envidiable, mejor pregúntale a el por esos ramos florales, perdona lo que te digo pero soy inolvidable.

Cristina Maica
Por el camino de el escúchame muchachita han pasado centenares a toditas las olvida pero yo soy perdurable porque soy una mujer correcta, recta y afable escúchame el refranero lo que me decía mi madre, tigre no se come a tigre ni que tenga mucha hambre, no me quitas mi marido tu conducta es condenable así te mueras por dentro eres mujer desechable.

Dulce María León
Oye bien Cristina Maica ahora si encontraste el trompo que se enrolla en los guarales cuidado cuando lo tires se te enfota y no lo bailes así como bailo yo tu esposito cuando sale, me lleva siempre al trabajo a los centros comerciales, al cine y al restaurant también a tascas bailable, no es un Jean Carlos Simanca, ni Carlos Vives, ni Juanes, Pero si el esposo tuyo el que me cura mis males.

Cristina Maica
Te voy a da’ una mordÑa escucha Dulce María, búscate quien te prepare la Oración Mata Ponzoña del Indio Maquiritare, porque aquí quien te mordió fue un rollo de mapanare, esto es para que respetes a una dama donde se pare cóbrate y dame lo vuelto, come avispa y no te asares tu eres otra guachimána chula como el chiriguare te voy a quitar la maña de andar destrozando hogares.

Dulce María León
Qué te pasa Cristinita se te quemaron ahorita las arepas del budare por eso es que tu potranco no come en tus pastizales porque sé que al no le gusta tus pastos artificiales, el se amaña saboreando mis sabanas naturales, el pastico mío esta tierno, muy rico de minerales, el potrero de tu cariño tiene roto los alambres, deja que coma en lo mío tu caballo esta con hambre.

Cristina Maica
De que caballo hablas tu porque el que yo estoy montando, meti’o está en mis corrales hombreando en mis pesebreras debajo de unos guamales comiendo pasto pica’o y alimentos protinales, ese el marido mío, un cuarto de milla incansable, el que tu quieres montar para sacarle los reales y lo quieres jinetear sin tener las cualidades, el clásico me lo gano te lo juro por mi madre.

Dulce María León
Quédate con tu marido que los besos de Cupido serán mi prueba palpable, que el dormirá contigo aliviara tus pesares, pero soñara conmigo y eso no lo dude nadie, pero escúchame Cristina, tu Rumbo queda en el aire, no creas que tu marido de mi fácil se separe, dejare la jaula abierta de mis grandes cualidades pa’ que venga cuando quiera a saborear mis manjares.

Pleito De Dos Mujeres – Cristina Maica & Dulce María León.